Tokenización de los valores para un mercado globalizado

Tokenización de los valores para un mercado globalizado

 “El cambio es inevitable, pero el progreso es opcional”. Nuestro mundo es un lugar en constante cambio. Cambian las costumbres, los cánones de belleza, el lenguaje… y aquello a lo que le damos valor. Las primeras civilizaciones sustituyeron el trueque por el dinero mercancía, que podían ser conchas, granos de cacao, sal y más tarde metales preciosos, a partir de los cuales se crearon las primeras monedas. Miles de años después apareció el dinero fiduciario, que no tiene valor por sí mismo, su valor radica en la confianza de las personas de poder intercambiarlo por un bien o servicio.

Desde hace unas décadas la tecnología está transformando el mundo de manera radical, afectando a todas las esferas de nuestra vida, y la economía y las finanzas no  se escapan de su onda expansiva. Estamos siendo espectadores de una posible gran revolución debido a la aparición del Blockchain, las criptomonedas y la tokenización, una alternativa al dinero tradicional, cuyas características principales son la descentralización, la inmediatez y la no necesidad de intermediarios, es decir, no están controladas por bancos ni Gobiernos.

Una blockchain, literalmente “cadena de bloques”, funciona como un libro de contabilidad abierto en donde se recogen todas las transacciones de criptomonedas y tokens, que se hacen directamente entre el emisor y el receptor, sin necesidad de un tercero y siempre conservando su anonimato. Las criptomonedas son dinero en formato puramente digital, cuyo máximo exponente es el Bitcoin, aunque hoy en día existen muchísimos tipos.

El concepto de token es un poco más complejo. Un token es una unidad de valor emitida por una entidad para ser utilizada exclusivamente en su entorno y que tiene el valor que esa entidad quiera darle. La traducción literal es “ficha”, y funcionaría de modo similar a como lo hacen las fichas en los casinos, que emiten fichas que solamente tienen valor dentro de los propios casinos. Los tokens a los que nos referimos nosotros son exclusivamente digitales, utilizan una blockchain ya existente y no tienen por qué ser solamente dinero, sino que en realidad cualquier activo es susceptible de ser tokenizado. Por ejemplo, si una persona tiene una empresa de leche, puede ofrecer tokens equivalentes a 5 litros de leche. Otra aplicación que pueden tener es la de intercambiarse por un servicio, como ocurre en la empresa Crowdvilla, que ofrece a los consumidores tokens que pueden usar para alojarse en las casas de vacaciones en diferentes partes del mundo del portafolio de la compañía.

Es un concepto muy interesante porque muchas empresas están empezando a utilizar los tokens como medio de financiación. Esto se conoce como ICO (Initial Coin Offering). Los inversores compran tokens con la esperanza de poder venderlos en un futuro cuando su precio se revalorice, que son los llamados tokens de valor, o con la esperanza de poder intercambiarlos por un producto o servicio ofrecido por la compañía cuando crezca, que son los llamados tokens de utilidad. Hay empresas que consiguieron un nivel muy alto de financiación utilizando este sistema. Por ejemplo Brave, una compañía que lanzó un navegador web con el mismo nombre, consiguió recaudar 35 millones de dólares en tan solo treinta segundos utilizando este sistema.

Otro ámbito de la economía que la tokenización tiene el potencial de revolucionar son los inmuebles. La tokenización podría conducirlos hacia una liquidez de la que hoy en día carecen, ya que podrían ser comprados y vendidos con más facilidad, y el mercado de inmuebles se abriría hacia inversores globales, ya que cualquier persona con acceso a Internet podría comprarlos. Hoy en día, los inmubles son de mercado reducido, porque hace falta tener un capital bastante grande para poder hacerse con uno, sin embargo, la tokenización permite a los propietarios vender “trocitos” de su propiedad, por lo que ya no haría falta disponer de un capital muy elevado. La propiedad se divide y cada parte tiene un valor particular, representado por tokens que además pueden ser intercambiados.

Como se ha explicado anteriormente, cualquier valor es susceptible de ser tokenizado, incluso el talento. Ya existen empresas que tokenizan el talento de  jóvenes deportistas, como es el caso de TokenStar. La idea de la tokenización del talento sería invertir en personas que todavía no son muy conocidas pero poseen un gran potencial para triunfar.

¿Supondrá la tecnología blockchain una revolución que transformará nuestra economía? ¿Avanzamos hacia la tokenización de todas las cosas? ¿Las criptomonedas se estabilizarán y llegarán a ser aceptadas como medio de pago o se quedarán para la mera especulación? Solo el tiempo responderá a estas preguntas, lo que está claro es que estos conceptos ya forman parte de nuestro mundo y debemos entenderlos e intentar aprovechar sus beneficios.

Related Posts

Leave a comment